Eres un lider o un jefe

En el ámbito laboral pueden existir muchos jefes, pero pocos llegan a ser considerados lideres.

adult-african-award-1153215.jpg

Existen ciertas cualidades que un líder debe tener; estar enfocado en generar un mejor ambiente laboral, orientar los esfuerzos para el logro de metas y saber reconocer la proactividad de los colaboradores, son algunas de las cualidades que los reclutadores buscan para los puestos medios-altos en las empresas.

 

¿Por qué? Porque una persona que inspira y motiva puede mejorar el trabajo en equipo ayudando a los colaboradores a dar el plus, sin sentirse intimidados, e ahí la pequeña brecha entre hacer las cosas por miedo u obediencia y hacer las cosas porque lo disfrutamos.

 

Aunque hablemos de estos términos como similares, no son sinónimos, para entenderlos mejor:

4880.jpg

Un líder: Está al frente del equipo, guiando los esfuerzos, tiene seguidores ya que inspira confianza, tiene visión y se enfoca en el qué y el por qué.

Un jefe: Se impone frente a su equipo, tiene trabajadores, busca culpables, inspira miedo y se centra en el cómo.

 

En Latinoamérica, tan solo el 32% de los trabajadores se sienten comprometidos con su trabajo (Encuesta Gallup 2017). ¿Existe alguna relación entre el compromiso de los colaboradores y el desempeño de sus líderes?

 De acuerdo con Gallup, 70% de las personas que cambian de empleo lo hacen por su mala relación con su jefe de trabajo.

 

Ahora sabemos que la mayoría de las rotaciones en las empresas se debe a temas relacionados con el ambiente laboral, es hora de evaluarte, ¿En los últimos años has cambiado de personal a menudo? ¿Cómo se expresan de ti los colaboradores?

 

Seguramente, si has hecho bien las cosas no tuviste problema en responder las preguntas, pero si titubeaste o tuviste que pensarlo por mucho tiempo, debes poner atención en tus acciones.

 

Un jefe o jefa que es reconocido como líder, esta preocupado por los demás, busca en qué y donde aportar su conocimiento, hace que su equipo se sienta importante (realmente lo es).

Un ejemplo de ello, es el modelo Kizukai, “Tomar consciencia de la mejora” creado por el MBA. Alejandro Kasuga Sakai, donde se aprovechan las ideas de mejora de los colaboradores de la empresa a través de sistemas y modelos de gestión.

Impactando a la cultura empresarial, involucrando a todo el personal sin importar el orden jerarquico.

Conoce más en Modelo Kizukai.

 

Existen dos tipos de conductas que pueden diferenciar al líder y al jefe.

Da ordenes o indicaciones, la diferencia se encuentra en el tono con el que se realizan los comentarios y cuál es la finalidad de cada uno.




¿Reconoces estás actitudes en ti o en tu jefe?

Intenta cambiar aquella que no sumen a las cualidades que debes tener como líder, es muy común ver a los líderes tomando los altos mandos de las mejores empresas, para saber más puedes leer: Cómo ser el mejor CEO.

 

Finalmente, se vienen muchos retos para el líder del siglo XXI.

Relacionarse. Actualmente las empresas cuentan con personal multigeneracional, en ocasiones puede ser un problema, sin embargo, el líder tiene que aprender a trabajar con personas diversas en todos los términos.

 

Innovar. Aunque suene como cliché, debe ser lo suficientemente observador para poder encontrar áreas de oportunidad, que llamaremos innovación, proceso que requiere más que solo dirigir a las personas.

 

¿Quieres ser recordado? Se un jefe.

¿Quieres trascender? Se un líder.

 

¿Que te pareció el articulo? Compártelo con tus colegas y escríbenos tus comentarios.

Redacción: Martín Jiménez